SERVICIOS Y PRODUCTOS

La sencillez convertida en valor

El ADN de StreetBox® está en el diseño responsable y sostenible de CONTENEDORES MARÍTIMOS que reciclamos y transformamos. Todos nuestros proyectos de arquitectura modular nacen del reciclaje de contenedores marítimos de 10, 20 y 40 pies.

¿Por qué contenedores marítimos?

Aunque el tiempo de vida de los contenedores marítimos es superior a 50 años, las normativas internacionales limitan a doce años su período de utilización como medio de transporte de mercancías. Pasado este tiempo, su valor intrínseco desaparece y se convierten en “basura industrial”. ¿Por qué no buscar para estas estructuras de altísimo valor arquitectónico una nueva utilidad?

Los contenedores marítimos presentan varias ventajas: son abundantes, móviles y resistentes, tienen medidas estandarizadas y su precio como módulos o bases estructurales para un proceso de construcción es muy económico.

Sus puntos fuertes son los siguientes:

Modulares: esta característica permite realizar múltiples combinaciones e ilimitadas versiones de diseño. Esta flexibilidad, unida a la estandarización, permite prever un proyecto global ejecutable en varias fases, ya que hace posibles las ampliaciones espaciales a medio y largo plazo a precios muy reducidos (véase EvoBox®). El ensamblaje entre módulos disminuye los tiempos de construcción y montaje hasta un 80% en comparación con una obra tradicional.

Económicos: en general, el ahorro medio en costes frente a cualquier otro proceso de arquitectura tradicional se sitúa en torno a un 20%.

Transportables a cualquier lugar: los contenedores marítimos se diseñan para ajustarse a todo tipo de logística y acelerar así los procesos de montaje, ahorrando tiempo y energía. Por este motivo, el lugar de emplazamiento nunca debería suponer un problema.

Seguros, resistentes y herméticos: realizados en acero corten, los contenedores han sido creados para durar 50 años. Preparados para circular por el planeta en cualquier tipo de condiciones climáticas y pensados para garantizar el transporte de mercancías de forma segura, estos contenedores son estructuras que se someten a las rigurosas normas ISO BS EN 10025 de seguridad y son, por tanto, resistentes, herméticos, ignífugos.

Ecológicos: reciclando estas estructuras y destinándolas a nuevas funciones, se reducen las emisiones de carbono. Por otra parte, todos nuestros productos se diseñan y producen localmente, según el lema “ Think globally, act locally”.

Versátiles: mediante un proceso de diseño riguroso, ofrecen aplicaciones de naturaleza y uso muy variados.